Seleccionar página

Antes de empezar con post interesantes me veo en la necesidad de compartir algo que muchas personas me han pedido a lo largo de los años cuando se lo he enseñado. Mi base de datos personal

¿Qué es mi base de datos personal? Bueno simplemente es este documento de Google con links divididos en más de 60 categorías diferentes que he ido recopilando desde hace más de 6 años que me vengo dedicando a leer artículos de todo tipo en internet durante bastantes minutos al día (había años que eran 2h diarias pero ahora leo más rápido).

Ahí hay prácticamente de todo y cuando digo de todo es de todo desde lo más puntero a nivel médico, pasando por artículos científicos de multiversos y teoría de cuerdas, robots abeja, drones anfibios y aéreos, artículos de start-ups, super artículos de start-ups, artículos de análisis de tendencias, etc…

Alguien me dijo una vez que hay que hacer algo con mi base de datos, se me ocurren tantas cosas. Pero más cosas que hacer con su información que con ella. Si estuviese en otro formato se podría buscar fácilmente por ella por categorías, nivel de importancia de los artículos y sería mucho más fácil su lectura. Desgraciadamente eso no es posible, la mayoría de cosas que encontrarás estarán en inglés y como la mayoría de cosas son interesantes si buscas algo específico es probable que acabes antes preguntándome qué buscas exactamente. Si conozco algo, esté ahí o no te lo haré saber.

Así que en definitiva tengo esa base de datos en mi cabeza metida. Eso es superdivertido porque me permite ver el mundo desde diferentes puntos de vista y conocer muchísimas cosas de una cantidad de áreas inmensas y me da perspectiva. Además ,y como bono extra, ha hecho que mis conexiones cerebrales hayan aumentado y sea capaz de generar una cantidad bárbara de ideas uniendo cosas que están en la base de datos y que no serían por lo general nada obvias. Gestionar esa carga cognitiva tiene sus “riesgos” también pero eso es otro percal. El caso es que tengo eso metido en la cabeza y cada día le meto unas cuantas cosas más y ahora la comparto con el resto del mundo o mejor dicho para quién decida o la encuentre por el vasto océano que es internet.

Y sin más preámbulos comencemos con los posts de innovación, futuristas, de ideas y cosas locas y cosas imposibles que es lo que realmente estaba(¿mos?) esperando.

Una vez un profesor me dijo que desgraciadamente todavía no existía una máquina que nos pusiéramos en la cabeza y nos dijese cuánto sabe un alumno y por eso teníamos que hacer exámenes.

Otra vez una persona me dijo que lo que somos es todo lo que hemos leído en algún momento y que eso configura nuestra personalidad en mayor o menor medida y que quizás en el futuro eso se tenga en cuenta en el futuro.

Esto no tiene pinta de que vaya a suceder, ¿o quizás puede que sí? ¿Habría alguna forma de conseguir esto que decía mi profesor o esa persona?

Jaron Lanier, uno de los creadores de Kinect en Microsoft, en un vídeo en el que condenaba la plutarquía tecnológica hacía el que nos dirigíamos comentaba la opción de que las grandes empresas tecnológicas que están mejorando sus algoritmos de forma “gratuita” con los usuarios, les cediesen parte de sus ingresos en función de cuánto hubiesen “ayudado”. Aquí una entrevista suya.

Estoy pensando ahora mismo en cuando se pilota un coche de Tesla y se evita un accidente y todo el resto de coches lo aprende, cuando mejoras los algoritmos de búsqueda de Google, cuando le ayudas a traducir fallos en translate o cuando utilizas los servicios gratuitos de mensajería instantánea o de recomendación y puntuación de libros, apartamentos etc… Todo ese valor intangible es el valor de la empresa y lo estamos dando “gratis.

Pero volvamos a lo anterior, volvamos a un sistema capaz de decirte qué sabes o de qué sabes. A mi personalmente esa información me parece super interesante, saber cuánto sé de los temas que hay en mi base de datos y tenerlo como carta de presentación en mi CV, ante una empresa, para que en una boda me pongan al lado de personas con mis mismas inquietudes o saber si tengo determinado sesgo a la hora de leer sobre una temática determinada y que por lo tanto debería de leer más sobre otros áreas para cubrir ese “desconocimiento” (por llamarlo de alguna forma).

¿A quién le puede interesar esto más? A los medios de comunicación, es obvio ¿no? Si hubiese un estándar de cómo categorizar la información y un sistema que fuese asociado con tu persona, tu email, tu Linkedin o lo que tú eligieses tendríamos una especie de mapa de conocimiento dinámico por diferentes áreas temáticas.

Cada uno sería el que tendría la información de ese mapa de conocimiento (al fin y al cabo es de uno mismo, además de la empresa o el “ente jurídico” que lo crease) y decidiría con quién compartirlo y a qué nivel de profundidad (porque obviamente habría capas dentro del mapa de conocimiento…).

No sé siempre me ha parecido curioso saber qué daría un mapa de conocimiento sobre cada una de las personas que hubiese a mi alrededor y más incluso qué saldría del mío y si eso cambiaría mi comportamiento de lectura o si por el contrario lo potenciaría.

Si a alguien le interesa más sobre este tema o sobre las ideas que pueda tener sobre esto que me diga que estaré encantado de comentar sus posibilidades, ahora mismo ando buscando trabajo (preferiblemente por Madrid pero si el proyecto mola me voy hasta la Luna, Marte no que dicen que está colonizado xD).