Seleccionar página

Bueno ahora que más o menos sabemos cómo ha quedado el cuadro de adquisiciones de las grandes plataformas online (a falta del desenlace de Twitter que no pinta bien) comienzo a postear o compartir algunos pensamientos y vuelvo a compartir contenido que antes compartía (de esto hará años).

Este primer post va dedicado a explicar por qué me decido a hacerlo ahora y no antes, ¿qué ha cambiado? Bueno no ha cambiado nada, y ha cambiado absolutamente todo.

Para los que no me conozcan tengo que decir una cosa: no me gustan las redes sociales (Linkedin es otra cosa, aunque caiga también en esta categoría), estaban bien al principio si, para qué vamos a negarlo, se aprende mucho de ellas y a muchas personas le siguen gustando. Hace años que decidí abandonar Twitter, Facebook y Linkedin (de hecho mi perfil ha pasado de tener perfil a no tenerlo, a ser entrenador Pokemon para reírme un rato a volver a tenerlo completo habiendo perdido toda la puntuación de competencias y habilidades que tenía desde el 2009). Tampoco he usado Whatsapp, hasta recientemente y casi por imperativo social porque nadie o casi nadie usa otra app, ni Telegram, ni Line y mucho menos Signal…

¿Por qué? ¿Qué tengo que esconder? Nada y todo. Simplemente no me gusta lo que se pueda hacer con mi información con los futuros productos y proyectos que lancen esas compañías. Y como no tienen un botón para borrar todo el histórico pues decidí no participar de ellas para bien y para mal. Si habéis intentado alguna vez borrar información en Facebook lo entenderéis, sino ya estáis tardando para probarlo porque es desquiciante. Los condenados guardan hasta las búsquedas que has realizado y las veces que cambias de localidad o incluso de nombre.

¿Qué puede venir te estarás pensando? Pues lo peor para mi es todo un sistema de Inteligencia Artificial (IA) o asistente personal que esté diseñado para manipularte y no te permita configurar sus parámetros básicos de comportamiento hacia tu persona. Así para empezar… Pero claro antes no se hablaba de IAs. Antes de Her, Exmaquina, la última temporada de Blackmirror o todo este boom reciente de este año 2016 con noticias de portada como “ Dos Inteligencias Artificiales de Google crean un sistema de encriptación propio que una tercera Inteligencia Artificial no logra descifrar” (en inglés claro los medios españoles están ocupados en temas más importantes como OT que son dos siglas igual de importantes que AI para nuestro futuro).

Pero bueno que nos desviamos del tema. ¿Por qué ahora vuelvo a publicar? Pues porque cada semana o cada mes leo por ahí una nueva herramienta que ha abierto Baidu, Amazon, Microsoft, IBM, Google u Open AI para trabajar con sistemas de redes neuronales o con sus propios sistemas de Inteligencia Artificial. Y claro al final uno dice, mira esos programas van a existir y van a manipular a cientos de millones de personas al igual que hoy lo hacen los medios de comunicación sólo que esta vez la manipulación será más sutil e irá para aumentar los beneficios de otras empresas. De hecho lo que está pasando con internet en China podría ser un buen ejemplo de las consecuencias y qué se podría llegar a hacer, pero eso lo dejo para otro post.

La parte positiva de esto es que también existe la posibilidad de crear unos sistemas de Inteligencia Artificial que intenten potenciar y mejorar al ser humano. Imaginaros un sistema tipo Her o Jarvis pero que cada uno de vosotros pudiese configurar a su antojo los parámetros fundamentales de una manera sencilla. La clave está en empoderar al ser humano y a día de hoy la tecnología, desde mi humilde punto de vista, cada vez se está volviendo más adictiva y hemos perdido el foco en el potencial que tenemos para empoderarnos con ella.

Y sino que se lo pregunten a los millones de personas que están viciadas al Candy Crash, se me ocurren mil formas o cosas que aún no existen que se pueden hacer con un móvil (y sin móvil) mientras vas en el metro. Aunque quizás tengamos que esperar a que vengan nuevas tecnologías para eso… (mira otro post).

Pero vamos venga lo que venga en el futuro, inteligencias artificiales más o menos manipuladoras siempre habrá, o quiero pensar que habrá, alternativas. Sino más nos vale estar preparados para lo que nos depare el futuro.